Hipócrates valoró la enfermedad desde el punto de vista humano, naturalista, basándose en la atenta observación clínica y completamente desprovisto de connotaciones religiosas, supersticiosas o mágicas. Sostenía que había una causa natural para las enfermedades y proponía cambios en la dieta y el estilo de vida para recuperar la salud.

Los principios fundamentales de la Naturopatía se pueden resumir atendiendo a los principios  Hipocráticos, entre ellos están:

  1. “Primum non nocere”, “Ante todo no dañar”. Existen muchas técnicas que pueden ser utilizadas por la Naturopatía, pero un principio básico es que no sean agresivas, que no hagan daño.
  2. Respetar el “Vis naturae medicatrix”, es decir, dejar actuar a la naturaleza, la capacidad auto curativa del organismo. La fuerza curativa o energía vital siempre tiende a la homeostasis. La homeostasis es la condición por la cual el medio interno del organismo permanece relativamente constante, dentro de los límites fisiológicos. La enfermedad constituye el esfuerzo de la naturaleza hacia la curación.
  3. “Que tu alimento sea tu medicina y tu medicina tu alimento”. Los alimentos “curativos”, son en realidad los que le corresponden al hombre por su adaptación biológica: frutas, vegetales, bayas y raíces en su estado natural, crudos, tal como nos lo presenta la naturaleza. Son éstos, alimentos naturales, refrescantes, vitalizadores, livianos, de fácil digestión, intrínsecamente sanos y por lo tanto saludables. 

Todas las técnicas complementarias utilizadas están reconocidas por la O.M.S.